Un Sistema Fotovoltaico (SF) es un conjunto de dispositivos o componentes, que permiten aprovechar y utilizar la energía solar para la producción de energía eléctrica.

Los SF pueden ser de dos tipos:

a) sistemas no conectados a la red, los cuales pueden contar con sistemas de acumulación de energía (baterías) o pueden tener una configuración más simple, sin baterías (autónomos); y

b) sistemas conectados a la red.

En términos generales, el SF está integrado por un arreglo fotovoltaico (conjunto de módulos solares) y un inversor, el cual es un dispositivo electrónico que convierte bajo voltaje (CD) a alto voltaje (CA). Los SF conectados a la red ofrecen la posibilidad de ser un respaldo de la red de distribución eléctrica, permitiendo la continuidad del servicio de consumo de energía.

 
Los módulos solares, son de forma típica, placas rectangulares que contienen un conjunto de celdas solares, en lo general, protegidas por un marco de vidrio y aluminio anodizado. Los módulos pueden tener diferentes tamaños, los generalmente utilizados tienen superficies que van de los 0,5 m2 a los 1,3 m2 y constan normalmente de 32 a 36 celdas conectadas eléctricamente en serie.
La unión de celdas nos dará como resultado el módulo fotovoltaico y con la conjunción de módulos, obtendremos un conjunto o arreglo fotovoltaico, tal y como se muestra en la siguiente figura.